Como (no) desperdiciar el tiempo con un hombre mas mozo

  • 23 June 2022
  • |
  • Comments Off on Como (no) desperdiciar el tiempo con un hombre mas mozo

Como (no) desperdiciar el tiempo con un hombre mas mozo

Estabamos casi en el puente en la autopista I-5 en Eugene, Oregon, cuando me pregunto: “?Cuantos anos tienes?”.

“Cuarenta asi­ como cinco”. Acababa sobre preguntarle su antiguedad asi­ como me sorprendio saber que solo tenia 32 anos. En seguida le tocaba an el novio sorprenderse. Estaba segura sobre que habiamos acabado.

Pero se limito a decir: “ah”, desplazandolo hacia el pelo siguio conduciendo.

Mas tarde, despues de tener alzado a la cima de la montana y no ha transpirado quedar tumbados de espaldas, mirando un cielo despejado, me dijo: “?Como podri­a ser no necesitas canas?”.

“No lo conozco, sin embargo De ningun modo he tenido mi cabello”.

“Se nota. El cabello sobre ese color nunca sale sobre una botella”.

No sabiamos abundante el individuo de el otro, salvo que el era reportero sobre noticias en un diario local, asi­ como yo era becaria despues de concluir la carrera de periodismo, que estudie debido a entrada en anos. Le gusto un post que habia texto acerca de un coleccionista sobre sellos en el que usaba la expresion “filatelico”.

Me gustaba su forma desenvuelta de interviuvar a los usuarios por telefono, sin nombrar como lucia cuando vestia con pantalones caqui asi­ como el diminuto rizo de pelo castano que le caia acerca de el cuello sobre la camisa. Era inteligente desplazandolo hacia el pelo excesivamente alegre.

Yo estaba recien divorciada asi­ como tenia 3 hijos de dentro de 11 y 19 anos de vida. David habia renunciado an un trabajo de reportero en Indiana de trasladarse a Oregon y no ha transpirado lograr vigilar a su abuela, que lo habia criado despues sobre que su madre abandonara a la clan. Jami?s se habia casado.

Ocho meses luego, el novio asi­ como yo acabamos trabajando en otro medio de difusion, en donde formabamos parte sobre un conjunto de periodistas a los que les gustaba ir a beber cerveza y no ha transpirado conversar luego de el empleo. Ninguna persona sabia que estabamos saliendo, ya que David creia firmemente que los romances en el empleo eran la mala idea, en teoria.

En la costumbre, pasabamos bastante tiempo juntos. El era un avido surfista asi­ como a mi me gustaba quedar en la playa con nuestros perros. Acampabamos, haciamos senderismo, cocinabamos. Nunca se nos acababan los temas de charla ni los chistes. Celebrabamos cada solsticio y no ha transpirado equinoccio con una excursion asi­ como un jornada sobre campo en el www.datingmentor.org/es/sugar-daddy-for-me-review/ bosque; dejabamos golosinas para las animales salvajes y haciamos el apego sobre la frazada Con El Fin De celebrar el cambio de estacion.

Un frio dia de solsticio de invierno, nos encontramos solos en la cima de un monte de roca, observando con atencion como la enorme nube negra se dirigia hacia nosotros en un paraiso que, debido a otras, era azul. Cuando la cumulo nos alcanzo, nos refugiamos pobre la saliente de roca, riendo incredulos entretanto la nevada caia referente a las plantas asi­ como las piedras. a unicamente 30 metros del itinerario, el piso estaba intacto.

Poquito luego, estaba cortando verduras en la lingote de mi cocina cuando senti que el amor me llegaba, igual que un golpe corporal en el busto. ?Es este el modelo de amor que se ve en las peliculas?, me pregunte. A pesar sobre mi dilatado matrimonio, siempre habia disei±ado que esa fuerza sentimental debia ser falsa. Ahora sabia que era una cosa real.

Claramente, David Asimismo me amaba asi­ como nunca tenia miedo de demostrarlo, aunque no pude eludir preocuparme por la diferenciacion sobre edad. El queria construir una estirpe, y no ha transpirado yo bien tenia una.

Un aniversario, entretanto esperabamos de traspasar la calle, volteo a verme desplazandolo hacia el pelo me planteo exactamente ese motivo, diciendo que queria casarse con alguien que tambien tuviera todo eso por delante.

“Lo se”, le dije, cuando comenzamos a traspasar. “Yo tampoco deseo casarme contigo”.